sábado, 16 de septiembre de 2017

¿De dónde procede el nombre del blog...? 🤔

¡Hola, peculiares🙊
Para este fin de semana he pensado hacer una entrada con un contenido un poquito más diferente a lo que suelo publicar. En esta ocasión, el post no está enfocado a la literatura sino a que me conozcáis un poquito más. Hoy toca una publicación sobre curiosidades

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué escogí Measure Books como título del blog? Y no solo como título para este rinconcito, sino también como alias en las redes sociales: Twitter e Instagram (@measure_books para mis cuentas literarias; @measure_of_love para mis cuentas personales). Pues aquí está la respuesta…

El nombre del blog procede es una combinación de una de mis aficiones (¡los libros, por supuesto!) y una de las palabras que aparecen en la frase que tengo tatuada en mi brazo desde marzo de 2012. Recuerdo hacérmelo por mi decimoséptimo cumpleaños (fue un regalo de mi madre y me hizo muchísima ilusión).

El resultado de la mezcla de ambas palabras no parece tener ningún significado para los demás, ya que ambos conceptos unidos no tienen sentido; pero os aseguro que para mí tienen mucha importancia. Como veis, hay una historia detrás de este nombre, no está elegido de forma arbitraria o irreflexiva. ¿Os lo imaginabais?

Y ahora llega el turno de hablar de la frase en cuestión… 
Se trata de una cita protagonizada por el amor, que a mí me parece que está cargada de realidad. Suelen decirme que soy una persona dulce, igual esta reflexión confirma esas opiniones. Hay quien puede considerar que es un tatuaje cursi… yo lo veo sincero. Y me siento identificada con él.

«The measure of love is to love without measure»

Después de todo, si de verdad amas a alguien (familia, pareja, amigos, mascotas…), lo quieres sin condiciones, sin requisitos, sin ‘peros’. Porque sí, para mí querer realmente a alguien ... es quererlo sin mesura. Esa es la verdadera medida del amor.

Y hasta aquí la curiosidad de hoy… Vamos a dar por terminado el post antes de que me ponga más empalagosa y empecemos todos a vomitar arco iris y a llorar purpurina rosa (¡bien bonita, por cierto!). Y vosotros, ¿también tenéis palabras con un significado especial? ¡Nos leemos, peculiares! 😉