lunes, 9 de octubre de 2017

馃摑 Mis post-it literarios... de gestos simb贸licos

¡Hola, peculiares馃槃
Espero que teng谩is muy buen inicio de semana. Yo para empezar este lunes he decidido publicar una nueva entrada de citas. Es una de mis secciones favoritas y disfruto mucho redact谩ndola porque me encanta compartir con vosotros frases de novelas.

馃搶 Mis post-it literarios es una secci贸n creada para compartir algunas citas de los libros que he le铆do, bien sea porque me parezca una bonita reflexi贸n, me resulte divertida, la considere rom谩ntica… En definitiva, una peque帽a anotaci贸n de una frase literaria.

A estas alturas creo que todo el mundo conoce la famosa trilog铆a de Los Juegos del Hambre (seguro que la hab茅is le铆do o hab茅is visto las pel铆culas… o, al menos, os suena de algo). Yo le铆 estos libros antes de que dieran el salto a la gran pantalla. Recuerdo la expectaci贸n que hab铆a entonces entre los fans de la saga… ¡todos quer铆amos que hicieran unas adaptaciones a la altura de la obra original!

Pues bien, este fin de semana echaron por la tele En llamas, la segunda pel铆culas de la serie; y, aunque yo ya hab铆a visto el film, me qued茅 viendo esa cadena. El caso es que en una de las escenas se muestra el c茅lebre gesto de agradecimiento que la gente hace con los dedos en alto a los tributos. Me encanta (y me emociona) c贸mo los distritos adoptan esa acci贸n como s铆mbolo de apoyo, que desencadena en rebeli贸n. As铆 que, motivada por esta secuencia, me he animado a releer el pasaje del libro en el que se menciona por primera vez este gesto. A m铆 me parece un fragmento sobrecogedor. Se me eriza el bello al imaginarme la situaci贸n.  

La gente del Distrito 12 siempre podr谩 sentirse orgullosa de su reacci贸n: nadie aplaude, ni siquiera los que llevan las papeletas de las apuestas, a los que ya no les importa nada. Seguramente es porque me conocen del Quemador o porque conoc铆an a mi padre, o porque han hablado con Prim y a ella es inevitable quererla. As铆 que, en vez de un aplauso de reconocimiento, me quedo donde estoy, sin moverme, mientras ellos expresan su desacuerdo de la forma m谩s valiente que hay: el silencio. Un silencio que significa que no estamos de acuerdo, que todo esto est谩 mal.
Entonces pasa algo inesperado; al menos, yo no lo espero, porque no creo que el Distrito 12 sea un lugar que se preocupe por m铆. Sin embargo, algo ha cambiado desde que sub铆 al escenario para ocupar el lugar de Prim, y ahora parece que me he convertido en alguien amado. Primero una persona, despu茅s otra y, al final, casi todos los que se encuentran en la multitud se llevan los tres dedos centrales de la mano izquierda a los labios y despu茅s me se帽alan con ellos. Es un gesto antiguo (y rara vez usado) de nuestro distrito que a veces se ve en los funerales; es un gesto de dar gracias, de despedida a un ser querido.

Realmente me parece un gesto muy simb贸lico, y lo considero una actuaci贸n muy valiente. Adem谩s, demuestra respaldo y unidad, adem谩s de indignaci贸n por ser una vez m谩s simples fichas en el tablero de juegos del Capitolio. Suzanne Collins sabe c贸mo dejarme sin palabras. Bravo.