domingo, 5 de noviembre de 2017

📝 Mis post-it literarios... ¿tienes un wonderwall?

¡Hola, peculiares😉
Espero que estéis disfrutando del fin de semana (yo al menos sí). Mi ‘yo’ del presente está disfrutando en este momento porque su ‘yo’ del pasado se dedicó a programar esta entrada y poder desconectar así en una escapada exprés para hacer una visita a un peculiar especial. Ojo lo enrevesada que es a veces la Measure, ¿no? Venga, vamos a lo esencial del asunto…

📌 Mis post-it literarios es una sección creada para compartir algunas citas de los libros que he leído, bien sea porque me parezca una bonita reflexión, me resulte divertida, la considere romántica… En definitiva, una pequeña anotación de una frase literaria.

Hoy me apetecía compartir con vosotros un diálogo de una de mis últimas lecturas El silencio de la ciudad blanca, de Eva G.ª Sáenz de Urturi. Esta historia me ha sorprendido gratamente, así que si os gusta la novela negra, no dudéis en darle una oportunidad. Yo no soy muy fan de este género y reconozco que me ha mantenido intrigada hasta el final. ¡Es muy adictiva! Y deja con ganas de más. 

A pesar de que la obra se caracteriza por su  misterio, su suspense… yo he decido extraer un pasaje más emotivo con el que creo que más de uno se sentirá identificado. Además, me resultó un fragmento muy interesante porque descubrí un significado nuevo del término ‘wonderwall(¿qué queréis que os diga? Me enteré del sentido que tenía gracias a este libro). Porque sí, literalmente sería algo así como ‘muro de las maravillas’, pero realmente es un concepto que hace referencia a quien no nos abandona; es decir, sirve para hacer alusión a esa persona especial en nuestra vida, nuestro refugio, quien siempre permanecerá a nuestro lado. 

-¿Sabes lo que significa wonderwall, idiota? –preguntó, colocando los brazos en jarras.
-Es un tipo de terapia que aplican en algunos psiquiátricos británicos –contesté de carrerilla-. Un muro donde los enfermos colocan fotos de familiares, amigos, o lugares por los que merece la pena vivir.
-No me refería a eso. Wonderwall es una persona con la que estás totalmente obsesionada porque te inspira de manera brutal –dijo, enfadada-, señalándome con el dedo en el pecho, como si estuviera hablando de mí.

¿No os parece genial? Personalmente lo considero de lo más singular. Además, también hay diversas canciones que llevan por título esa palabra. En El silencio de la ciudad blanca se menciona la versión de Ed Sheeran, aunque originalmente el tema fue cantado por el grupo Oasis. Y sí, creo que todo el mundo tiene un wonderwall en su vida. Si estáis leyendo esto, ¿a qué esperáis? Esa personita especial (pareja, hermanos, padres, amigos...) se merece una muestra de afecto de tu parte en 3, 2, 1… ¡Ya!