viernes, 22 de diciembre de 2017

📝 Mis post-it literarios... sobre ser diferente

¡Hola, peculiares! 🙈
¿Qué tal? ¿Estáis ultimando vuestros preparativos navideños? Yo he tenido unos días un poco ajetreados, pero este fin de semana espero sacar algún que otro ratito para leer (¡por fin!) y para curiosear vuestros blogs (sabéis que podéis dejarme aquí vuestra dirección) y redes sociales. Me encanta llenar mi rinconcito de frases de novelas, así que antes de que acabe el año, tenía que publicar al menos una nueva entrada dedicada a ellas. Aquí la tenéis, a ver si os gusta...
📌 Mis post-it literarios es una sección creada para compartir algunas citas de los libros que he leído, bien sea porque me parezca una bonita reflexión, me resulte divertida, la considere romántica… En definitiva, una pequeña anotación de una frase literaria.
He mencionado en más de una ocasión que me encantan el estilo y la imaginación de Cassandra Clare; probablemente es una de las escritoras de la actualidad que más me gustan. Además, creo que sus historias tienen diálogos muy ingeniosos o reflexivos… ¡qué difícil se me hace seleccionar entre todos ellos! En este post le toca el turno a Ciudad de Hueso, un libro que me enganchó hace años y al que le tengo mucho cariño.

Una de las escenas que me gusta especialmente es en la que se destacan las particularidades de la protagonista. Como os digo constantemente, cada uno de vosotros es único y distinto, por eso sois mis peculiares. Y por eso, también, os repito que no hay problema alguno en no ser como los demás. Al contrario, ¡en mi opinión es algo genial!

-Sé que parece una locura –comenzó Clary nerviosamente-, pero… 
Él se volvió. Sus ojos, muy azules tras las gafas, se detuvieron en ella con una mirada de sólido afecto. 
Clary, eres una artista, como tu madre. Eso significa que ves el mundo de modo que otras personas no pueden. Es tu don, ver la belleza y el horror en cosas corrientes. Pero no significa que estés loca... solo que eres diferente. No hay nada malo en ser diferente. 
Clary subió las piernas y apoyó la barbilla en las rodillas. Mentalmente vio el almacén, el látigo dorado de Isabellle, el muchacho de cabellos azules convulsionándose en los estertores de la muerte y los ojos leonados de Jace. Belleza y horror.

No me cansaré de decirlo: amemos nuestras diferencias, son lo que nos hacen especiales. Creo que este es un bonito escena para reflexionar y pensar en todas características que tenemos. No todo en Cassandra Clare va a ser acción, lucha, sangre y enredos amorosos; la autora también nos deja joyitas como estas. 
Y con este pensamiento positivo, me despido. ¡Que tengáis un feliz fin de semana! ⛄