martes, 19 de diciembre de 2017

📌 Recontando lecturas: crímenes y desventuras amorosas...

¡Hola, peculiares😉

Soy un desastre. Así de claro. Ahora que ha pasado más de la mitad de diciembre… ¡se me ocurre hacer el recuento de lecturas de los dos meses anteriores! Muy bien, Measure, tú a tu ritmo, ¿eh? Si en el anterior post me quejaba de la escasez de libros que habían pasado por mis manos en septiembre, en esta ya no sé ni lo que decir. La lista se ha reducido aún más. Como octubre fue un mes poco provechoso en cuanto a novelas leídas, decidí fusionar la entrada con la del mes siguiente. Pero, como ya os he adelantado, en noviembre tampoco me ha cundido.

¿Estaré ante un parón lector? Veamos, puede que este último mes haya estado más desmotivada, pero las razones esenciales por las que apenas he consumido literatura han sido falta de tiempo y falta de organización. Sí que tengo que señalar que he leído biografías y ensayos sobre Edgar Allan Poe (además de algún que otro relato suyo), pero este tipo de lecturas iban encaminadas a documentar mi Trabajo de Fin de Grado (al que, por cierto, es posible que dedique un post, ya que guarda mucha relación con el ámbito literario). Por el momento, vamos con mis lecturas no académicas…

El silencio de la ciudad blanca [Eva García Sáenz de Urturi] 
No leo novela negra con demasiada frecuencia, por tanto, no puedo hacer comparaciones con otras historias del mismo género. Sin embargo, pese a no estar familiarizada con este tipo de historias, esta novela me ha parecido bastante adictiva. Lejos de resultarme predecible, este libro me ha mantenido con el bello erizado y el corazón en un puño en más de una ocasión. 
Impresionante
Me encantan sus giros argumentales (cuando crees que sabes quién es el culpable de los sucesos acontecidos… ¡ZAS! Vuelta de tuerca a la historia). Además, la autora se reserva sorpresas hasta el final de la novela; ha conseguido dejarme con la boca abierta. 


Cartas para Abril [Paula Ramos] 
En esta segunda parte de Firmado, Abril, el lector puede acompañar a la protagonista en sus nuevas peripecias vitales. Pese a que no es muy difícil intuir cómo acabará la historia, lo mejor de la novela es ir descubriendo de qué manera se llega a ese desenlace. 
Como la vida misma
Sí, yo podía hacerme una idea del final, pero la infinidad de desventuras que viven los personajes a lo largo de la historia para llegar al fin es de lo más entretenido. Además, resulta interesante conocer a nuevos personajes y ver de qué forma evolucionan los antiguos. Ágil, ameno, divertido y ligeramente picante, así resumiría este libro.  


Con estas breves impresiones ya os podéis ir haciendo una idea de la opinión que tengo de estas lecturas. Más adelante tengo intención de publicar las críticas completas de estas obras, para que podáis conocer más a fondo lo que vais a encontrar en estas novelas o para intercambiar impresiones con aquellos que las hayáis leído. Os toca a vosotros… ¿cómo ha ido vuestro recuento de lecturas?