lunes, 5 de febrero de 2018

📝 Mis post-it literarios... de bocas más abiertas que mentes 👗

¡Hola, peculiares😘
Empezamos semana… y empezamos, también, con las publicaciones de este nuevo mes. ¿Y qué mejor forma de comenzar febrero que con una necesaria reflexión? Porque sí, hace falta alzar más la voz, hace falta salir de la jaula, hace falta plantar cara. Hoy me apetece compartir con vosotros un fragmento del libro con el que di comienzo al 2018. Estoy convencida de que os gustará…

Mis post-it literarios es una sección creada para compartir algunas citas de los libros que he leído, bien sea porque me parezca una bonita reflexión, me resulte divertida, la considere romántica… En definitiva, una pequeña anotación de una frase literaria.

Si conocéis a @srtabebi estaréis de acuerdo conmigo en que esta autora es una voz muy potente en las redes sociales en favor de la lucha feminista, y si aún no la conocéis… os invito -encarecidamente- a conocer a esta autora. Iconos como ella son un todo un ejemplo del uso de Internet para fines reivindicativos. Mensajes de rebeldía, de empoderamiento, de valentía… en definitiva, mensajes revolucionarios.

En esta ocasión me he animado a compartir con mis peculiares el poema Estereotipo de la obra Amor y Asco. Como indica el nombre del texto, estos versos hablan de las imágenes preconcebidas tan tristemente arraigadas en la sociedad. En pleno siglo XXI, las personas siguen siendo juzgadas por su aspecto; y, por desgracia, el físico y la indumentaria aún son dos elementos de gran peso a la hora de opinar sobre una mujer. ¿Hasta cuándo seguirá dándose esta situación?

Mamá, tengo un problema
soy tu hija
y me gustan las faldas.
Hasta ahí, supongo, todo es perfecto.
Una mamá; una hija; una falda.
Nos imaginas, cogidas de la mano, paseando,
alardeando de rancia decencia
y correcto y asumido estereotipo,
pero tengo un problema.
 


Me gustan las faldas, tan cortas
como la capacidad humana de los que creen
que se puede dilucidar mi decencia,
o mi nivel de feminidad,
o el valor de mi esencia de mujer,
por el largo
de la misma.

Cuánta verdad hay en estas palabras, ¿verdad? Creo que no es necesario explicar por qué he elegido esta cita: el crudo reflejo de la realidad en apenas unos versos. Como suele decirse, “hay personas con la boca más abierta que la mente”… Pero alegrémonos: cada vez somos más las personas que luchamos contra estas mentalidades intolerantes.  Sonreíd.