miércoles, 30 de mayo de 2018

📝 Mis post-it literarios... de amores sempiternos


¡Hola, peculiares😘

¡Ay, que en nada se termina mayo! No sé a vosotros, pero a mí este año se me está pasando volando. Parpadeo y parece que tengo el verano a la vuelta de la esquina. Ejem… después de esta reflexión sobre la fugacidad del tiempo (parezco una señora mayor entablando una conversación en el ascensor), he decidido dedicar este último post del mes a una de esas citas literarias que me han marcado de alguna forma. De nuevo, es el turno de la poesía…

📌 Mis post-it literarios es una sección creada para compartir algunas citas de los libros que he leído, bien sea porque me parezca una bonita reflexión, me resulte divertida, la considere romántica… En definitiva, una pequeña anotación de una frase literaria.

Ya os he hablado en alguna ocasión de @smel_serendpia y su obra Una de cal y otra de ti (os invito a curiosear mi crítica en el blog). Aún no había tenido la oportunidad de hacerle un hueco a sus textos en esta sección, así que ya iba siendo hora… Soy de las que sigue sus pinceladas literarias de cerca (¿has visto su cuenta de Instagram?) y reconozco que en más de una ocasión ha dado en el clavo con sus reflexiones: la cotidianeidad de sus pensamientos me hace identificarme con las situaciones que describe. 

Me he tomado la libertad de extraer del libro el poema Sempiterno y compartirlo con vosotros porque considero que define de forma muy acertada el amor que profesan las mascotas. Quiero destacar especialmente la forma en la que expresa el deseo inicial de que toda persona tendría que tener la suerte de encontrar a alguien que los quisiese de forma tan incondicional. Obviamente, no de la misma forma que ama un animal, pero sí con esa misma “intensidad”. A ver qué os parece…

Ojalá te quieran con la misma intensidad con la que un perro recibe a su dueño al llegar a casa. Con el mismo brillo de ojos, con la misma felicidad, con las mismas ganas de ver que se moría por verte. 
Ojalá te quieran así, porque eso es amor. 
Amor dulce, puro, bueno, desinteresado,
intrínseco y sempiterno. 
Completamente sempiterno. 


¿Habéis experimentado la pureza de un amor así? Yo, que he vivido con animales la mayor parte de mi vida (de hecho, actualmente tengo tres perritos en casa), os aseguro que todo el afecto que les das… ellos te lo devuelven multiplicado. Son una combinación de pelo y ternura. Y sí, algo tan intenso no es fácil de encontrar en las personas. Así que si tenéis la fortuna de encontrarlo, cuidadlo bien.

lunes, 28 de mayo de 2018

#Top5: Cosas que me encantan de los libros usados...

¡Hola, peculiares! 🙈

¿Qué tal empieza la semana? ¡Espero que genial! Yo poco a poco voy recuperándome de un resfriado que lleva más de una semana haciéndome compañía (aunque reconozco que como mi cuerpo ha estado un poco off, he tenido más ratitos de tranquilidad para leer). Esta vez se me ha ocurrido elaborar un ranking sobre libros de segunda mano. Creo que puede resultar interesante reflexionar un poco sobre este tipo de obras… Si bien suelo comprar ejemplares nuevos, los libros usados pueden ser geniales.

📌 Que tengan un pasado

Cuando compráis un libro en una tienda de segunda mano… ¿no se os pasa por la cabeza pensar a quién pertenecía ese ejemplar? Yo en una ocasión, por ejemplo, adquirí varios libros en IberLibro y uno de ellos (más concretamente, The Melancholy Death of Oyster Boy and Other Stories) tenía pegado un trocito de papel de (en mi opinión) la típica hoja que incluyen las bibliotecas para anotar la fecha de devolución del ejemplar. La notita está completamente desgarrada y solo se alcanza a leer ‘4 JUL 2013’24 A.’ Podría haber intentado despegarla… pero me gusta ahí. Me hace ilusión imaginar que ese libro ha pasado por otras manos en otro país y ha acabado en mi estantería.

📌 Que pertenezcan a alguien especial

A veces no es necesario adquirir libros de segunda mano en las tiendas… Pueden ser préstamos de algún amigo o regalos de seres queridos; libros que les pertenecieron y que ahora están en tus manos. A mí me resulta bonito que esas historias que han formado parte de los ratos de lectura de personas que conoces ahora puedan llenar tus propios ratos de lectura. Y, en ocasiones, se puede incluso fangirlear con ellos sobre el libro en cuestión. ¿Puede haber algo mejor?

📌 Que tengan un olor peculiar

Cuando digo ‘olor peculiar’ me refiero a ese aroma que poseen algunos libros cuando pasa mucho tiempo. La típica esencia que te envuelve cuando estás en una estancia repleta de ejemplares antiguos o volúmenes desgastados; el olor de las páginas en descomposición. ¿Os hacéis una idea? De hecho, son muchos los artículos que hay por la red hablando de este aroma tan característico. Según cuentan, este olor nos recuerda al de la vainilla (en realidad es la lignina del papel, que empieza a corromperse); así que cuando hundimos nuestra nariz entre las viejas páginas de un libro, nuestro cerebro dice: “Uy, esto me resulta agradable y familiar…” (la mía, al menos, dice eso).

📌 Que sean más baratos

A ver, a no ser que se trate de una edición muy limitada, firmada o cualquier otro aspecto de este estilo que haga aumentar su valor, generalmente los libros de segunda mano suelen tener precios bastante asequibles. Y, en muchas ocasiones, se encuentran en muy buen estado. Así que tenemos la oportunidad de disfrutar de ejemplares en óptimas condiciones… ¡por un coste más bajo que el que tienen en una librería normal!  

📌 Que estén descatalogados

No sé si solo me pasa a mí… pero el hecho de tener en mis manos volúmenes que ya estén descatalogados me resulta de lo más especial. Sí, puede haber versiones actualizadas de esa historia, pero esa edición que tienes en tu poder ya no está disponible. Es una especie de ‘reliquia literaria’; no es que sea algo único, pero sí que es un artículo exclusivo que no todo el mundo puede poseer porque… ¡ya no se fabrica! ¿No os parece de lo más guay?

Conclusión: ¡soy fan de los libros de segunda mano! A veces, mi vena consumista deja paso a mi vena más romántica y se decide por estos libros. ¡Así les doy una nueva vida en mi estantería! Ahora es vuestro turno: me encantaría saber si compráis libros usados, si donáis los libros que no leéis para que otras personas puedan hacerlo, si coincidís conmigo en algún aspecto…

viernes, 25 de mayo de 2018

¿Estoy viva? ¡Feliz día, frikis!


¡Hola, peculiares👽

Este es un post informativo. Ejem… Tras dos semanitas de desconexión: ¡vuelvo a la carga con las pilas cargadas! Han sido unos días bastante intensos fuera de la pantalla, pero tengo muchas ganas de volver a ponerme al día con este rinconcito virtual. Donde sí que he estado dando señales de vida durante este tiempo es en Twitter e Instagram, os invito a seguirme por ahí la pista. ¿Qué me he perdido por aquí?

Además, creo que no he podido regresar en mejor momento… ¡Hoy es el día del Orgullo Friki! Y aquí todos nosotros tenemos un poquito de eso, porque según la Real Academia Española…

Alguien friki es… 
👉 Extravagante, raro o excéntrico. 
👉 Persona pintoresca y extravagante. 
👉 Persona que practica desmesurada y obsesivamente una afición.

En cualquier caso, ¡yo prefiero seguir llamándoos peculiares! Ya me entendéis… 

Poco que añadir por hoy. ¡Que celebréis mucho este día! Y, por supuesto, que sigáis disfrutando de todo aquello que os gusta: la lectura, las series, el coleccionismo…

¡Nos leemos! 🖖

viernes, 11 de mayo de 2018

¿Muerte? Los lectores somos unos morbosos... #DivagandoEntreLibros 💀


¡Hola, peculiares💀

El post de hoy es un poco diferente, pero me apetecía compartirlo con vosotros. Si bien guarda relación con los libros (¡cómo no!), es una combinación entre opinión y artículo divulgativo. Creo que, aunque el contenido sea más denso que otras entradas, puede resultar interesante. Tengo que señalar que es un fragmento adaptado de mi Trabajo de Fin de Grado de la universidad (como ya os he mencionado alguna vez, se centraba en la literatura. ¡Típico de mí!). Creo que puede dar pie a una nueva sección…

Como ya dijo el poeta Benedetti, «después de todo, la muerte es solo un síntoma de que hubo vida». Así, por naturaleza, la vida implica siempre un término, una consumación, un desenlace... la muerte; y este fin de la vida es un asunto que, desde el principio de los tiempos, ha estado presente, de una manera u otra, en cada una de las diferentes culturas. Tan patente es esta inquietud de los hombres por el final de la existencia que, época tras época, se ha puesto de manifiesto de muy diversas formas en sus expresiones artísticas: la pintura, la música, la escultura, el cine, la fotografía… y, cómo no, la literatura. Por algo seguimos enganchados a historias en las que se cargan a nuestros personajes favoritos, ¿no creéis? Cómo nos gusta sufrir, oye.

💀 La muerte en el arte

La pintura contiene una cantidad enorme de referencias sobre este asunto: Klimt plasmó en un lienzo la inquietante imagen de la muerte, vigilando de forma amenazadora a la humanidad; una maraña de personas que permanecen abrazadas, ajenas al cadavérico semblante de la parca en el óleo “Muerte y Vida”. Precisamente también son la vida y la muerte las que se entrelazan en la escena de Munch, “El baile de la vida”, en la que los rostros de los bailarines acaban convertidos en calaveras, haciendo alusión a su trágico e inevitable destino. Y de las pinceladas… a las notas musicales, poniendo a la muerte de nuevo como protagonista; Saint-Saëns y su “Danza macabra” así lo demuestran. Este compositor francés se inspiró en el poema de Henri Cazalis para describir un espectral baile de esqueletos al compás del violín; un poema sinfónico donde los muertos regresan a sus nichos después de pasar toda una noche bailando alrededor de las tumbas. Lo mismo sucede con los cadavéricos cuerpos de la composición de Honegger, los cuales, además de danzar, cantan. Como puede verse (¡y oírse!), cuadros y melodías sirven de soporte para plasmar el final de la vida.

La angustia por el final de la vida no solo se refleja en un campo intelectual, sino que se muestra también en ámbitos más populares: los cuentos, las fábulas, las tradiciones orales y la cultura de masas. Así, por ejemplo, un agonizante Freddie Mercury, con su “Show must go on”, se preguntaba para qué vivimos; el cantante de Queen afirmaba a ritmo de rock dejarlo todo al azar: angustias, amores fallidos… En “The greatgin in the sky”, el grupo Pink Floyd aseguraba no tener miedo a la muerte, ya que no existen razones para asustarse, pues puede llegar en cualquier momento; así, el inminente final de la vida y la tristeza se combinan en este tema del disco The Dark Side of the Moon. Lo mismo ocurre en la gran pantalla donde, en más de una ocasión, la muerte ha sido el personaje central de la historia o se le ha otorgado un gran peso en el argumento; desde El gabinete del doctor Caligari, de Robert Wiene, hasta El sexto sentido, de M. Night Shyamalan, pasando por La novia cadáver (¿qué os voy a decir? ¡Amor eterno a esta peli!), de Tim Burton, todas las obras guardan relación con el fin de la vida.

💔 El morbo de la tragedia en los libros...

Es evidente que la desgracia atrae al lector… y la mayor de las desgracias es la muerte. «Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada», así lo ilustraba Tolstoi en Anna Karenina. Por ello, la literatura se asocia muchas veces a la muerte. Una muerte, en ocasiones, idealizada; una muerte que da sentido a la obra en cuestión. Una muerte que, en numerosos casos, se entremezcla de una u otra forma con el amor, otorgando a la historia el interés necesario para atraer al lector. Así, amor y muerte son los ingredientes esenciales para el triunfo de muchas historias literarias. Qué le vamos a hacer, los lectores somos unos morbosos.

🤔 Pero ¿por qué la muerte tiene tanto éxito? A ver, es evidente que a nadie le interesa el amor feliz; es decir, «el amor feliz no tiene historia. Solo el amor mortal es novelesco; el amor amenazado y condenado por la propia vida», como aseguraba el sociólogo suizo Denis de Rougemont. 
Si no existen impedimentos, dificultades o inconvenientes, se crean. «Los inventan como a gusto, aunque sufran con ellos. ¿Sería, pues, para el placer del autor y del lector?» se preguntaba este historiador.

Pues mirad, respondiendo a este señor tan intrigado, yo creo que sí, que a los amantes de los libros nos gusta que a los personajes les ocurran cosas (cuanto más sorprendentes, mejor); por no hablar de lo mucho que les apasiona a algunos autores cargarse a estos personajes cuando ya les hemos cogido cariño… (¡malvados, que sois malvados!) Y, ¿sabéis? Uno de los grandes exponentes de esta temática de amor y muerte en la literatura occidental es el Roman de Tristan et Iseut; ya sabéis, la célebre historia de Tristán e Isolda. Este relato supone un prototipo; la exitosa fama del Roman de Tristan delata que los lectores sienten una gran predilección por el infortunio (qué bonitos quedan los desastres dicho así, ¿eh?). Vamos, que nos va mucho eso de que el autor meta a los personajes en aprietos.

Romeo y Julieta y Hamlet y Ofelia, de Shakespeare, Calisto y Melibea, de Fernando Rojas, el joven Werther de Goethe, la Madame Bovary de Flaubert… todos ellos personajes con aspectos en común: desdicha, sufrimiento, tragedia, muerte. Siglo tras siglo, los escritores han recurrido a los mismos elementos; la intemporalidad de ellos ha contribuido a que así sea; la muerte, por su belleza literaria, ha estado presente en infinidad de obras: como aspecto ineludible de la existencia humana, como elemento anhelado, como resultado de una pasión o como consecuencia de una heroicidad… También se ha abarcado desde distintos aspectos, a destacar el suicidio, el asesinato o, incluso, el retorno de los muertos al mundo de los vivos. Sea como fuere, no existe duda de que la muerte y su particular belleza son algo muy presente en la literatura. 

lunes, 7 de mayo de 2018

#MesBookWoman... Y tú, ¿te animas?

¡Hola, peculiares😘

Me gustaría empezar la semana con un post reflexivo: durante marzo publiqué varias entradas que tenían como objetivo “poner en relieve el papel de la mujer”. Pues bien, unos cuantos meses después me he dado cuenta de que este tipo de contenido no debería formar parte de un especial esporádico del blog (como la Semana Booklover) sino que tiene que cobrar una mayor importancia.

En la sociedad patriarcal en la que vivimos (y que, afortunadamente, poco a poco vamos desmontando) sigue siendo necesario reivindicar la importancia de la mujer y promover su empoderamiento. Como mujer administradora de este espacio, he decidido que lo que en un principio se pensó como una sección fugaz asociada con el Día de la Mujer, se va a convertir en una sección fija de Measure Books. Sí. El Mes Book Woman es ahora, pero también los otros 11 meses del año. 

📌 ¿En qué consiste esta sección?

De vez en cuando hablaremos de…

🌹 Literatura machista.

🌹 Feminismo en los libros.

🌹 Escritoras destacadas.

🌹 Citas literarias feministas.

🌹 Críticas y valoración de ciertas obras.

«Yo lo único que he sido capaz de averiguar de lo que es el feminismo es lo siguiente: solo sé que la gente me llama feminista siempre que expreso sentimientos que me diferencian de un felpudo.» 
Rebecca West 
[Pseudónimo de la escritora, crítica y feminista inglesa Cecil Isabel Fairfield]

En el ámbito cultural (al igual que en el resto de los ámbitos) existe una clara desigualdad. Es increíble que en pleno siglo XXI sigamos encontrando actitudes sexistas. ¿Lo habéis notado en literatura, cine, música…? Tengo que señalar que no me considero una experta en el tema, sino que veo en esta sección una oportunidad para seguir construyendo una opinión fundamentada y profundizar en un aspecto tan necesario como el feminismo (¡que no es otra cosa que la igualdad!). Hay curiosos libros que leer, grandes escritoras que conocer, interesantes conferencias que descubrir…  ¡el feedback es importante! Me encantaría que me hicierais llegar vuestro punto de vista y recomendaciones en los comentarios. Con el intercambio de opiniones nos enriquecemos todos.

Y tú, ¿te animas? 
Aunque la idea haya surgido en este blog, no me importa que otras personas la tomen prestada para sus rinconcitos literarios (todo lo contrario). Así que si en alguna ocasión os sentís inspirados por esta entrada y os apetece publicar contenido similar… ¡adelante! 
Me encantaría que os sumarais a este movimiento morado y sería un placer leeros. No os cortéis en publicar por aquí los links a vuestros textos o en mandarme un mensaje a través de mis redes o a mi correo de contacto.
Aquí os dejo el banner por si alguien se anima. Si publicáis y lo compartís por aquí, guay, ¡y si además vinculáis vuestro post a mi blog ya sería genial!

sábado, 5 de mayo de 2018

📚 Crítica - Prohibido creer en historias de amor (Javier Ruescas)


📙 Título: Prohibido creer en historias de amor

📙 Autor: Javier Ruescas

📙 Editorial: Montena

📙 Número de páginas: 320

Cuando tienes 17 años y toda tu vida pasa en YouTube, llega un momento en el que ya no sabes quién eres. Eso es precisamente lo que le sucede a Cali: su familia tiene un canal con dos millones de seguidores y su novio es el youtuber más conocido del momento. 
Por su parte, Héctor vive en una residencia de menores y lucha por averiguar de dónde proviene. Pero el único recuerdo que conserva de su pasado es una cinta de casete con una canción que toca siempre en el metro con la esperanza de que algún día alguien la escuche y la reconozca. 
Y ahí es donde se cruzan sus miradas. 
Las vidas de ambos quedarán entrelazadas para siempre cuando descubran el origen de la canción, el póster de una película olvidada y un cine abandonado lleno de secretos... Todo sin romper la única norma que Héctor sigue a rajatabla: 
Está prohibido creer en el amor.

¿Habéis tenido alguna vez la sensación de que un libro es de tu estilo sin haberlo leído aún? Yo tuve esa corazonada con Prohibido creer en historias de amor y… ¿sabéis? ¡Acerté! Si bien sigo la pista de su autor desde hace mucho tiempo en su canal YouTube y otras redes sociales, hasta la fecha (como os comenté) no había tenido oportunidad de descubrir su estilo narrativo. ¡Y ya os garantizo que ha sido la primera lectura de este escritor… pero no la última! He de señalar que no solo yo preveía una alta compatibilidad con esta historia: la plataforma Oh!Libro me auguraba un 86% de conexión con Cali y compañía. Veamos por qué…

En esta novela nos encontramos con una narración en primera persona. ¿Ventajas? Resulta mucho más sencillo empatizar con la joven protagonista y conocer su mundo interior. Pese a que su estilo de vida es un tanto peculiar (ejem… Cali pertenece a una familia de famosos youtubers), no deja de ser una chica con anhelos, problemas y preocupaciones propias de su edad; por ello, hay determinadas situaciones a lo largo del libro con las que no resulta difícil sentirse identificado

Con respecto a los personajes, es de agradecer que –incluso los secundarios- estén bien construidos (el autor no se limita a ofrecer un nombre o una simple explicación del físico). El concepto que se tiene de cada personaje no es estático, sino que la concepción de cada uno de ellos se va construyendo al mismo tiempo en el que se va desarrollando la historia: a través de situaciones, diálogos, descripciones… Personalmente, hay personajes que me han resultado fascinantes (e incluso me encantaría poder saber más de ellos) y algún otro al que no he conseguido soportar. Considero que cuando un libro consigue despertar sentimientos así en lugar de causar indiferencia es debido a la autenticidad de estos.

-No lloro porque esté triste, idiota…
-Lo sé, pero te sigue dando vergüenza llorar; te has creído todas esas patrañas de que llorar está mal, que es de débiles, que nos hace más feos, que avergüenza a los demás. ¿O no?
Yo asiento.
-Pues, spoiler de la vida: no son ciertas. Llorar depura y asienta las emociones como la lluvia hace con el polvo de la tierra. Y, Cali, escúchame: desconfía de quien se haya olvidado de cómo llorar, porque tiene el alma árida, y en tierra árida no crece nada.  

Pasemos a la trama… ¿qué decir? Es entretenida y me ha conseguido enganchar (¡lo leí en unos cuantos días!). Aunque la historia resulte predecible en algunos aspectos, el hilo argumental está muy bien conducido e invita a seguir leyendo. Además, la cuidada narración del autor y los diálogos bien llevados contrarrestan el hecho de que haya acontecimientos que el lector puede intuir antes de que sucedan. Asimismo, los capítulos son breves y los acontecimientos están bien dosificados a lo largo de todos ellos, no hay relleno en el libro.

Mención aparte merece uno de los temas fundamentales que se refleja en el libro: la falta de anonimato. La fama de la protagonista es un punto clave en la historia y es interesante que este aspecto esté tratado desde la perspectiva de una familia de influencers. La lectura permite ponernos en la piel de estas figuras mediáticas y ser partícipes tanto de las ventajas que trae consigo este tipo de popularidad como de los inconvenientes que acarrea el hecho de estar en el centro de todas las miradas, así como las distintas formas que existen de convivir con esta situación y las distintas maneras en las que afecta a una persona.

Y el estilo… pues bien, ya he señalado que la pluma de este escritor es muy cuidada y fluida. Soy de las que piensa que, cuando un texto está muy trabajado, se percibe claramente en el resultado final; hay una diferencia entre escribir y escribir bien. Javier es de los segundos, y esto queda reflejado en su riqueza léxica, la abundancia de sinónimos, el uso de adjetivos acertados, el empleo de metáforas y otros recursos. La idea del libro es muy original, incluso en esos aspectos donde Prohibido creer en historias de amor pueda resultar un tanto “típico”, la forma en la que está narrada es un gran punto a su favor y ayuda enormemente a introducirse en la historia. ¡He llenado de post-it el ejemplar!

A BUEN ENTENDEDOR, POCAS PALABRAS BASTAN…

💜 Lo mejor… El libro refleja toda una serie de valores: amor, amistad, superación personal, trabajo en equipo… Además, toda la parte de la trama relacionada con los cines Nostalgia es genial. 

💜 Lo peor… El final puede resultar algo precipitado; si bien la mayoría de los hilos quedan cerrados, me hubiera gustado que se profundizara un poquito más.

💜 Lo más curioso… La novela cuenta con su propia banda sonora. ¿La has escuchado? 

💜 ¿Por qué leer este libro? Porque es una lectura ágil que, lejos de narrar la típica historia de amor, esconde una trama profunda que no solo entretiene sino que hace reflexionar.

 📚📚📚
Prohibido creer en historias de amor es una novela entretenida y con la dosis de romance justo para no resultar empalagosa. Una obra ágil donde se muestra el interesante retrato de una realidad actual: el entorno social de YouTube y todo lo que este conlleva.  
 📚📚📚

🔥🔥🔥🔥

EL AUTOR…

Javier Ruescas (Madrid, 1897) es autor de múltiples novelas y relatos que lo han convertido en uno de los escritores de literatura juvenil más reconocidos entre el púbico español y latinoamericano. También es editor, profesor de escritura creativa y ha participado en numerosas ponencias internacionales sobre el fomento de la lectura y las nuevas tecnologías. Aparte, administra activamente sus redes sociales y en su canal de YouTube cuenta con más de 200.000 seguidores.

💜 Cuenta de Twitter del autor
💜 Cuenta de Instagram del autor
💜 Canal de YouTube del autor

martes, 1 de mayo de 2018

📝 Mis post-it literarios... de 'gustar' o 'querer'

¡Hola, peculiares😍

Ay, ¡que empezamos nuevo mes! Espero que el mayo se porte muy bien con vosotros. Hoy me apetecía haceros reflexionar un poquito, por eso quiero compartir en el blog una de esas citas de la sección que tanto me gusta: Mis post-it literarios. Los que me seguís por las redes ya habréis leído en más de una ocasión mi obsesión con señalar las frases que más me llaman la atención de los libros…

📌Mis post-it literarios es una sección creada para compartir algunas citas de los libros que he leído, bien sea porque me parezca una bonita reflexión, me resulte divertida, la considere romántica… En definitiva, una pequeña anotación de una frase literaria.

El libro del que os quiero hablar hoy es muy especial para mí porque no es una de mis adquisiciones literarias, sino que se trata de uno de los regalos de mi último cumpleaños. ¿Recordáis que hace un tiempo publiqué un book haul? La semana pasada terminé de leer Prohibido creer en historias de amor, de Javier Ruescas, y quedé muy satisfecha con esa lectura. No había leído nada del autor (a pesar de ser muy fan de su canal de YouTube desde hace siglos) y esta primera toma de contacto con su estilo no me ha decepcionado. La pluma de Javier es muy fluida, cuidada… invita a seguir leyendo durante toda la historia.

Como ya imaginaréis por el título de la obra… en la historia tiene que haber romance sí o sí. Y el fragmento que he elegido está relacionado con eso (no, no es una escena empalagosa, sino un pasaje con el que haceros pensar). Aunque gustar y querer estén relacionados… son dos ideas diferentes que, a veces, generan confusión. Querer es un sentimiento tan fuerte que es difícil de explicar (¡y de comprender!) ¿Por qué? Porque sí; cuando quieres a alguien no es necesario justificar con motivos ese afecto. Y estoy convencida de que más de uno se siente identificado con esta reflexión…


Me muerdo la lengua para no gritarle. Debo recordar que he sido yo quien le ha pedido que siga hablando.
-Todas esas razones que me has dado por las que crees que estás enamorada solo demuestran que te gustaba. Pero no que estabas enamorada.
-Una cosa va de la mano de la otra -replico, a la defensiva.
-Ese es el problema: que es muy fácil confundir ambos conceptos. Pero para querer no se necesitan razones. De hecho, se desconocen. Es instintivo. ¡A veces incluso se contradice con lo que aparentemente nos gusta! Por eso existe el arte. La poesía, la pintura, la música… Para explicar lo inexplicable.

¿Por qué he elegido esta cita? Veamos, creo que este diálogo refleja muy bien el sentimiento del amor y es aplicable a nuestra propia vida. Hace poco, mi peculiar favorito me preguntó: «¿Qué es lo que te gusta de mí?» Tal vez la cuestión estaba mal enfocada, ¿no? Puedes decirle a alguien: «me gusta tu sentido del humor» o «me gusta tu belleza» o «me gusta lo bien que me entiendes»… pero eso no implica que la quieras. Pensémoslo: no quieres a todas las personas divertidas, atractivas y comprensivas del mundo… quieres a una persona en concreto. Hay motivos para quererla, sí, pero no hacen falta razones.

Ah, y no hablo solo en el sentido romántico. Quieres a tu pareja, sí. Pero también quieres a tu familia, a tus amigos… ¡o a tus mascotas! ¿Verdad?