sábado, 30 de junio de 2018

🎬 Crítica - Con amor, Simon [Película]

🎬 Título: Con amor, Simon

🎬 Título original: Love, Simon

🎬 Dirección: Greg Berlanti

🎬 Reparto: Katherine Langford, Nick Robinson, Colton Haynes, Jennifer Garner, Miles Heizer, Josh Duhamel, Logan Miller, Alexandra Shipp, Tony Hale, Sean O'Donnel

🎬 Duración: 109 mins.

De los productores de Bajo la misma estrella llega esta sincera historia sobre la aventura de encontrarte y enamorarte.

Todos merecen una gran historia de amor. Pero para Simon Spier, de diecisiete años, es un poco complicado: aún no les ha contado a su familia y amigos que es homosexual. Por si fuera poco, tampoco conoce la identidad del compañero de clase con el que se mensajea por correos electrónicos y del que está empezando a enamorarse…

Soy de esas personas a las que no les gusta ver una película sin haberse leído previamente el libro (sí, sé que hay muchos filmes inspirados en novelas; me refiero a ver pelis basadas en historias que tenía intención de leer). En el caso de Con amor, Simon… hice una excepción. Por ello, no encontraréis aquí ninguna referencia a la obra literaria. Si bien es una lectura que me llama mucho la atención, no veo el momento de hacerle un hueco entre mi lista de pendientes, así que me he animado a verla. El lado bueno es que evité llevarme ninguna decepción porque no pude hacer una comparación entre texto y obra cinematográfica; simplemente me limité a sentarme en la butaca del cine a dejarme sorprender…

Y así es. Me sorprendió. La comedia es el género predominante por excelencia en esta obra. Reconozco que la mayor parte de metraje la pasé riendo. El filme está plagado de comentarios graciosos (algunos simplones, pero oye, a mí me arrancaron una carcajada), situaciones hilarantes (unas cuantas me hicieron enarcar la ceja en plan WTF? ¿Qué está pasando?) y diálogos jocosos. Hay que destacar que el humor tan presente en la película no empaña la profundidad del mensaje de esta historia. Al fin y al cabo, Con amor, Simon no deja de ser el retrato de un adolescente cualquiera con las inquietudes propias de la edad; entre ellas, su proceso de aceptación de sí mismo. Si bien la parte cómica ocupa buena parte de la película, también se dan otro tipo de escenas a lo largo de la historia que consiguen emocionar y hacer reflexionar al espectador (ejem… no, no lloré; pero sí que lograron conmoverme).

En esos 110 minutos de visionado, somos testigos de las típicas ‘americanadas’ de instituto (y algún que otro cliché) a las que tan acostumbrados nos tienen las pelis de adolescentes; porque sí, el filme tiene un tono juvenil, no lo voy a negar. Quedadas en la cafetería, la tradicional fiesta de Halloween en alguna casa con piscina (y, cómo no, sin padres)… en definitiva, toda una sucesión de situaciones cotidianas. En una obra protagonizada por un personaje LGBT, todo esto es algo de agradecer. ¿La razón? Buena parte de las películas que abordan el tema de la identidad sexual lo hacen desde un enfoque dramático (centrándose en aspectos como el acoso o las enfermedades de transmisión sexual). Con amor, Simon se aleja de dramas de este estilo.

¿No crees que todo el mundo tendría que salir del armario ¿Por qué la heterosexualidad se considera la norma? Todos deberíamos vernos obligados a declararnos una cosa u otra, experimentar ese incomodísimo momento, tanto si eres hetero como gay, bien o lo que sea.

Con respecto a las actuaciones, me han resultado creíbles; considero que el elenco está bien escogido. ¿Y qué decir de la historia de amor? El romance de la película me ha inspirado mucha ternura. Creo que la obra refleja de forma acertada ese proceso inicial de ir relacionándose con la otra persona. La gracia en este caso reside en que no es solo el protagonista quien va conociendo a su ‘enamorado’: el público también va descubriendo poco a poco detalles de la vida y de la forma de ser del otro personaje hasta que finalmente se desvela su identidad. Todo esto, en mi opinión, también le añade unas pinceladas de suspense a la historia (¿quién será? ¿quién será?) Además, refleja esa idea de amor no superficial (los personajes se enamoran por su personalidad y no por su físico, ya que ninguno de los dos sabe quién es el otro).

Más allá del rato de entretenimiento que aporta la obra, considero que Con amor, Simon es una película necesaria. Sí, es innegable que la sociedad ha avanzado, pero no hay que olvidar que aún son muchas las personas que viven con el temor de mostrase tal como son. La homofobia sigue existiendo; en pleno siglo XXI hay quienes carecen de un derecho imprescindible: la libertad sexual. A ello se suma el hecho de que la homosexualidad sigue siendo un delito en más de 70 países. Por tanto, nunca están de más las películas que no solo dan visibilidad a este colectivo, sino que normalizan determinados comportamientos a los que ya tendríamos que estar acostumbrados (¡es algo natural!). El amor es amor. Sin etiquetas. Libre. Basta de desigualdad e intolerancia.  

A BUEN ENTENDEDOR POCAS PALABRAS BASTAN…

💜 Lo mejor… Las reflexiones del protagonista a lo largo de la obra (las hay divertidas, las hay más complejas…).

💜 Lo peor… Sí que es cierto que, pese a ser una historia necesaria, hay un exceso de idealización. A fin de cuentas, es una comedia romántica… y, el desenlace (como es de esperar) está bastante edulcorado. La realidad puede llegar a ser mucho más cruda.

💜 Lo más curioso… Incluye numerosas numerosas referencias de la cultura de masas (series de televisión, canciones…).

💜 ¿Por qué ver esta película? Porque pese a la sencillez del argumento, la trama contiene un potente y necesario mensaje de igualdad y normalización.

 🎬🎬🎬
Con amor, Simon es una historia que consigue divertir y conmover al espectador. Una película necesaria y emotiva que abandera la acertada idea de que «todo el mundo merece una historia de amor.»
 🎬🎬🎬

🍿 Página web de la película
🍿 Cuenta de Twitter de la película
🍿 Página de Facebook de la película
🍿 Cuenta de Instagram de la película