domingo, 3 de junio de 2018

¡Ey, el post nº 100! 🎉 Así empezó todo...


¡Hola, peculiares🙊

Ay, termino la semana un poco nostálgica… pero también con mucha ilusión. No podía comenzar el mes con otra entrada que no fuera esta: ¡llevo un añito dando guerra por este entorno digital! Aunque el aniversario del blog es en agosto (el primer post que publiqué está fechado el 1/8/2017), junio fue testigo de mis inicios en Instagram y del nacimiento de mi alter ego: la señorita Measure Books.

Me gustaría compartir con vosotros una reflexión que colgué a principios de año en mi cuenta de Twitter sobre el comienzo de esta “aventura literaria”. He modificado algunos datos, pero la esencia es la misma. Ahí va…

Con esta ya son 100 entradas las publicadas en mi pequeño rinconcito de Internet. He compartido muchas cosas ahí desde su inauguración en agosto y me hace una enorme ilusión haber sido constante en este proyecto. Era un reto personal que había prometido cumplir. 
No puedo hablar de mi blog sin hablar al mismo tiempo de mi cuenta de Instagram (@measure_books). Al fin y al cabo, fue ahí donde empezó todo, un par de meses antes de poner en marcha el blog. 
Fue también en ese momento cuando abrí mi cuenta de Twitter. A día de hoy, somos un centenar y medio peculiares en el blog (¡gracias, gracias, gracias!) y más de 800 en Instagram. Realmente me emociona que haya tantas personitas geniales que me acompañan en mis desvaríos, reflexiones… He conocido a gente encantadora, os lo aseguro. 
Al hablar de cifras, a más de uno le parecerán datos insignificantes. ¿Qué son 800 seguidores en medio de la inmensa cantidad de usuarios que hay en Internet? Pues bien, para mí significan mucho y estoy muy agradecida a cada uno de esos usuarios que han decidido quedarse conmigo. 
El principio... 
Me gustaría destacar la forma en la que llegué a las redes sociales: creé mi alter ego (Measure Books) sin promocionarlo entre mis contactos
(a excepción de un peculiar muy especial que fue quien me dio el empujón para comenzar este proyecto). Quería comenzar totalmente de cero: sin que familiares, amigos o compañeros relacionasen conmigo mis nuevos perfiles. ¿La razón? Buscaba que la gente que comenzase a seguirme lo hiciese porque realmente estaba interesada en mi contenido, no por compromiso, por el hecho de conocerme. Recientemente algunos de mis contactos han ido "descubriendo" a Measure Books (porque yo no se lo he confesado). Os aseguro que a más de uno le ha sorprendido mucho… y hay quien ha hecho bromas al respecto. Eso sí, yo todo me lo tomo con buen rollo. 
No me arrepiento de haber mantenido en secreto estas cuentas. He vivido la enriquecedora experiencia de comenzar en Internet realmente DE LA NADA. Creedme, el contador en mis redes estaba a cero: sin seguidores, sin gente con la que interactuar… Y he ido creciendo poco a poco. Lo que más ilusión me hace es que quienes me han ido siguiendo no lo han hecho por ser quien soy, sino por mi contenido (ya sean mis entradas en el blog o mis fotografías en Instagram). A ver, no me disgusta que gente de mi entorno me dé follow, pero valoro a quienes lo hacen sin conocerme en persona. No necesito que mis contactos me sigan "por compromiso". Para estar en contacto ya tengo mis redes personales tanto en Twitter (@measure_of_love) como en Instagram (@measure_of_love). 
Hay una frase que me resulta muy acertada: «Trabaja duro en silencio y deja que tu éxito haga ruido.» Creo que es una reflexión aplicable a muchos aspectos de la vida. Yo, por mi parte, seguiré esforzándome en las cosas que me gustan, porque disfruto con ellas y me hacen feliz. 
Ah, y recordad, peculiares, «el éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día.»

Un contenido algo sentimental, ¿verdad? Iba siendo hora de compartir este texto por aquí. Espero que mi filosofía de trabajo se pueda extrapolar a vuestros propios proyectos y situaciones. Y de nuevo gracias, cómo no, por formar parte de esto. ¡Sin vosotros esta reflexión no existiría! 💜

¡Nos leemos! 😉